ORACIÓN A LA SANGRE DE CRISTO

Oración a la sangre de Cristo

Ayúdanos a ayudar

Ayúdanos a difundir la palabra del Señor e iluminar el camino de los necesitados. Colabora con tu donativo y ayúdanos a llevar esta oración a todos los creyentes que la necesiten.

¿Cómo nos ayuda esta oración?

Cristo, que derramó su Sangre en la Cruz por nosotros, en su infinita sabiduría, sabe reconocer a las personas que, aún en los momentos más difíciles de la vida, mantienen su fe inquebrantable. La Oración a la Sangre de Cristo nos ayuda a mantener firme esa fe en las malas rachas y durante los casos difíciles, y nos ayuda además, a sacar las fuerzas de flaqueza necesarias para conseguir lo mejor de cada uno de nosotros.

Con la Oración a la Sangre de Cristo no pedimos por nosotros mismos, sino que pedimos a Cristo que, con el poder de su preciosísima Sangre, proteja el fruto más hermoso de nuestras vidas, que es, sin lugar a duda, el amor por nuestros seres queridos y el fruto del sudor de nuestro trabajo.

Jesucristo, que con su Sangre se sacrificó por nosotros, debe inspirarnos con su ejemplo y motivarnos a seguir trabajando duro y a ser una fuente de amor, más allá de las dificultades que podamos hallar en el mundo terrenal. La Sangre de Cristo es la forma en que el Señor nos muestra quiere a su lado a quienes estén dispuestos a amar y a luchar pese a las adversidades.

Con esta Oración a la Sangre de Cristo le pedimos Dios que, al igual que a su hijo Jesucristo, no nos abandone y nos permita seguir haciendo su Obra. Le pedimos a Cristo que dé alas a nuestra fe para que podamos seguir luchando por aquello que amamos, y trabajando por y para los demás.